Paradoja del coche y los faros

viernes, marzo 16, 2007

La paradoja del coche y los faros:

El tiempo, que todos vemos como absoluto es relativo y la velocidad de la luz absoluta. ¿Qué significa esto? Pues que la luz va siempre a la misma velocidad sin importar qué punto de referencia se tome.

Nos vamos a la paradoja del coche. Imaginemos que un coche va a c/2 (c=velocidad de la luz, 300.000kms/s) y enciende las luces. Una persona que estuviese "quieta" vería la luz moverse a unos 300.000kms/s. El que va en el coche va a una velocidad de unos 150.000kms/s tomando como referencia a la persona que está fuera y en la misma dirección y sentido que la luz. Esto, aplicando la lógica inmediata nos diría que para el conductor la luz que sale de sus faros va a 150.000kms /s (con un dibujo se entendería mejor lo que quiero decir) pero no es así; él también la vería pasar a 300.000/kms/s. ¿Cómo se puede explicar esto? Simplemente el que varía es el tiempo.

Para el que va en coche la velocidad de la luz es igual que para el que está fuera del mismo pero el tiempo no va al mismo ritmo (por eso el tiempo no es absoluto sino relativo). Pongamos que se accionan dos cronómetros al mismo tiempo. Uno de ellos está dentro del coche que va a c/2 y otro lo tiene una persona que está fuera del mismo. Después de justo un minuto el que va en el coche hace una señal y ambas personas detienen sus cronómetros. Pues lo sorprendente es que el del conductor efectivamente indicaría un minuto ya que él quiso pararlo al transcurrir dicho tiempo pero el cronómetro de la persona que está fuera del coche (que fue detenido cuando el conductor hizo la señal) indicaría dos minutos ya que el tiempo va a diferente ritmo según la referencia que se tome. De ese modo se explica cómo puede ir la luz a la misma velocidad para dos puntos de referencia distintos.

Esto además se ha demostrado haciendo experimentos con aviones y relojes atómicos comprobando que metiendo uno de estos relojes en un avión y dejando otro completamente sincronizado en tierra, el que está en el avión aparentemente se retrasa (no se retrasa sino que en realidad el tiempo va a otro ritmo ya que son puntos de referencia distintos). Eso sí, poquísimo y solo comprobable con relojes atómicos altamente precisos. En la realidad se necesitan velocidades enormes para poder "notar" estos desfases de tiempo.

A grandes rasgos sería esta la paradoja.

0 comentaris:

Publicar un comentario en la entrada